El 21 de octubre salió la famosa nota de prensa del TS sobre el IRPH. Con esta nota de prensa se ha levantado un tumulto de indignación y ha sido peor el remedio que la enfermedad. Vamos, que ha dejado a mas de 1 millón de españoles temblando y con las carnes abiertas. ¿Por qué publicar una nota de prensa y no directamente la sentencia? En una materia tan sensible como el IRPH lo ultimo que tenia que haber hecho el Supremo era publicar una nota de prensa sin la sentencia. No solo no ha acabado con la incertidumbre, sino que, además, ha demostrado su falta de respeto por tantísimas personas que tienen el IRPH en sus hipotecas. La frase clave de la nota de prensa es “si pero no, o no pero si”… ¿Es posible sostener que una cláusula no sea trasparente, pero aun así pueda no ser declarada abusiva? Según las leyes españolas no es posible, pero para el Tribunal Supremo si lo es. Si atendemos a lo establecido en los arts. 5.5 de la Ley 7/1998, de 123 de abril sobre condiciones generales de la contratación (“La redacción de las cláusulas generales deberá ajustarse a los criterios de transparencia, claridad, concreción y sencillez. La condiciones incorporadas de modo no transparente en los contratos en perjuicio de los consumidores serán nulas de pleno derecho”) y al art. 83 del RDL 1/2007 de 16 de noviembre por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa para los Consumidores y Usuarios ( “Las condiciones incorporadas de manera no trasparentes en los contratos en perjuicio de los consumidores serán nulas de pleno derecho”), no hay ninguna duda de que una cláusula no trasparente debe ser declarada nula, diga lo que diga el TS. Me malicio que cuando salga la sentencia el TS utilizara la vía de que no existe desequilibrio importante entre precio y prestación para no declarar la nulidad de la cláusula que incluye el IPRH por abusiva, y para ello hará uso porque ha sido el camino utilizado por la sentencia 175/2020 de 1 de junio de la Sección 28ª de Madrid que indica para no apreciar la falta de transparencia del IPRH que cuando se celebró el contrato no estaba en vigor la actual redacción del párrafo segundo del articulo 83 TRLCU. En cualquier caso, nadie ha tenido acceso a la sentencia, pero si lamentablemente se confirma nuestros peores augurios, debería de plantearse inmediatamente una nueva cuestión prejudicial ante el TJUE. No sería justo que la sombra de corrupción que actualmente se cierne sobre el TS, se extienda a todos los jueces y tribunales españoles. Asumo, por mi experiencia, que la gran mayoría de los Jueces son personas encomiables, metódicas, estudiosas, trabajadoras y con un sentido de la justicia, que no merece ser confundido con lo que le llega al ciudadano a través de la actuación del TS, que, será casualidad o no, pero siempre se equivoca a favor de las entidades financieras y en contra de los consumidores. Véase sino lo ocurrido con las cláusulas suelo, vencimiento anticipado, comisión de apertura, gastos de constitución del préstamo y, sin ir mas lejos, la sentencia también sobre el IRPH que pusieron en el 2017 que decía que al ser un Índice oficial ni siquiera era susceptible de ser examinada su transparencia. Sentencia que por supuesto el TJUE se la tumbó, como ha tumbado prácticamente todo lo que ha fallado el TS sobre cláusulas abusivas en los últimos años. Esta claro que al final los únicos que se salvan es, el magistrado Francisco Javier Arroyo Fiesta por su voto particular en contra de la sentencia y por supuesto el ex magistrado Francisco Javier Orduña Moreno, por su voto particular en contra de la anterior sentencia del TS en relación con el IRPH en el 2007 -STS 669/2017 de 14 de diciembre-. Que la tierra os sea leve.

Publicado en Viva Cádiz – Andalucía Información.